Los cables eléctricos, colgando entre poste y poste en hileras infinitas, eran parte del paisaje urbano de casi cualquier ciudad. Esto ha cambiado en los últimos años, con las exigencias de las autoridades de realizar cableados subterráneos pero tomará mucho tiempo para los cables desaparezcan totalmente.